Cristina,  Habitación propia

El camino a la Sororidad

Era la puta, la amante, la competencia; le enseñás las piernas a mi novio me quitaste al marido, perra, me lo querés quitar, mujerzuela

mujeres desnudas caminan por la calle despacio, sin tacones, sienten el cemento altas, bajas, cuerpos reales, indiferentes piernas, pechos, vulvas, axilas, cabellos todas en la ciudad, caminan sin verse

llevan la marca del patriarcado, el dolor se lleva en silencio, como el payaso mija, reír por fuera; calladita te ves más bonita no le digás nada a tu mamá

Fiestas, vestidos, colores brillantes joyas, peinados, maquillaje elegante bailamos en pareja, luciéndolo el premio de la dieta, envidiando otra silueta

Las novelas nos enseñan a amar; de envidias, celos y rencores están llenas las canciones

las ancestras crearon pactos que siguen escondidos bajo de la tierra,

Nadie cuenta la historia real de las brujas… !Yo sí!, se atrevió a decir una mujer desnuda otras la vieron, se vieron y así inició el camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 42 = 44